16 octubre 2008

El estrés del inodoro

Si, queridos guachos, hoy, como en tantas otras ocasiones, tras una suculenta comida en nuestro amado proveedor de hamburguesas, me ha llegado el momento cálido, comúnmente denominado "plantar un pino", "tener el aguijón tocando tela", "tener el perrete asomando el hocico", "ir a echar una carta", "sacar la leña al patio" y algunas mas que no recuerdo...
Al llegar a nuestro excusado, que esta petao, mas lleno que el neceser de Mc Gyver, me he encontrado con la desagradable sorpresa al abrir la puerta de uno de los "tigres"...si amigos, el "tigre" había muerto, y además varios dias atras, con gusanos y todo... el shock casi hace que se me caiga la nariz. Creo que alguno de mis compañeros tiene que ver urgentemente a un médico ya que lo que tiene en el duodeno es indescriptible, de verdad, olía peor que las plantillas del fugitivo.
Y me he puesto a divagar, ¿cual es el nivel de estress de los inodoros?. Porque amigos, entre los inodoros también hay clases, en nuestro caso el pobre objeto debe aguantar las acometidas de aproximadamente 80 culos, al contrario que el de féminas, como mucho 10.
¿Conversarán los inodoros sobre la calidad de su publico?. no es lo mismo currar de inodoro en casa de Leonor Watling que en casa de Falete.
Y las escobillas?, ¿están de adorno?, ¿nos dejan la marca como diana para que la borremos a pises?¿son artistas monográficos de la anchoa?

¿que como ha acabado la historia?

Pues dos plantas mas abajo, mas limpio...

1 comentario:

AFO dijo...

¡Qué gran verdad! Tenemos las "salas de pensar" de nuestras oficinas totalmente contaminadas. Cualquier día nos encontramos un equipo del ejército especializado en guerra química preguntando por el causante de tamaña degradación en el ambiente.

Pero yo quería llamar vuestra atención queridos lectores en un hecho que a mi particularmente me resulta muy desagradable, y no es otro que cuando te sientas en la taza para dar rienda suelta a tus esfíntres notas que la porcelana está caliente.

Vamos, que otro acaba de plantar un pino hace poco. Me recuerda las películas del oeste en las que el explorador apache se acerca a los rescoldos de la fogata y dice "...se fueron hace dos horas..."

¡Joder! A mi me pasa igual, me siento y pienso "...acaban de cagar hace nada..." Y en ese momento agudizas todos tus sentidos, sobre todo el olfato y notas el particular aroma del anterior visitante, y en ese momento me asalta la duda de si será inflamable la suma de los hedores.

Y con esto termino que me estoy dando un asquito...